ahorro

Las tres mentiras

Fuente: La Opinión de Emilio Ruiz.
12 del 6 de 2017

‚ě® Con el paso de los a√Īos los seres humanos ‚Äďo sea, las personas como yo- vemos c√≥mo nuestra vida se ordena de tal manera que casi llegamos a convertirnos en robots. Siempre hacemos lo mismo. Cada d√≠a de la semana, cada semana del mes y cada mes del a√Īo los convertimos en un repetitivo ritual. Reproducimos, d√≠a tras d√≠a, los mismos actos, los mismos momentos y hasta las mismas emociones en el mismo instante. Hasta tal punto adaptamos nuestra parte org√°nica a la cotidianidad que cualquier alteraci√≥n de la programaci√≥n corporal o mental puede suponer un momento de desagrado. No s√© si el lector de esta columna comparte mis apreciaciones, pero le puedo asegurar que, con la edad, al menos parcialmente las compartir√°. Y, si no, al tiempo.

A lo que iba. Mi ritual del s√°bado pasado ‚Äďcomo el del viernes, como el del jueves, como el del mi√©rcoles- comenz√≥ a primera hora de la ma√Īana con la lectura de la prensa digital. Me llam√≥ la atenci√≥n una informaci√≥n publicada en ‚ÄėEl Confidencial‚Äô sobre una se√Īora de Tahal, de nombre Otilia, que ha perdido un mill√≥n de euros en la crisis del Banco Popular. La se√Īora es protagonista de un v√≠deo publicado en las redes sociales que se ha hecho viral. En √©l se puede observar c√≥mo pone el grito en el cielo pidiendo responsabilidades por el mill√≥n de euros que acaba de perder. ‚ÄúLa herencia de mi marido ‚Äďdice-, y ahora nos hemos quedado en la ruina‚ÄĚ. El v√≠deo es desgarrador. Lo reproduzco varias veces y observo que la se√Īora Otilia hace menci√≥n a personas que conozco. No me encaja la situaci√≥n y le digo a quien comparte conmigo el lecho que no me creo que esas personas que nombra hayan asesorada de forma tan burda. Realizo un par de llamadas. Efectivamente, el mill√≥n de la se√Īora anda muy lejos de la realidad. Primera mentira del d√≠a. He aqu√≠ el v√≠deo:


El ritual diario me lleva a media ma√Īana a leer la prensa de papel ‚Äďahora denominada por algunos prensa vegetal para distinguirla de la digital-, que casi siempre transmite algo m√°s de rigor que la que circula por la red. Rodrigo S√°nchez, el nuevo consejero de Agricultura, es noticia. Se ahonda en su biograf√≠a. Antonio Torres rememora su c√≠rculo familiar y amistoso, en La Voz de Almer√≠a, y en otro peri√≥dico ‚Äďcuyo nombre omito intencionadamente para que no se sienta ofendido- se hurga en su perfil pol√≠tico. Recalca el periodista que responde a las iniciales R. E. que el nuevo consejero fue alcalde de su pueblo, Turre, en dos periodos, de 1999 a 2003 y de 2007 a 2011. No es cierto, Rodrigo S√°nchez no ha sido alcalde de Turre ni en un periodo ni en otro. No ha sido alcalde de Turre en ning√ļn periodo. Segunda mentira del d√≠a. He aqu√≠ la biograf√≠a en cuesti√≥n:

La biografía

Por la noche, el ritual me sienta ante la televisi√≥n para ver si el Almer√≠a mantiene finalmente la categor√≠a. Por la televisi√≥n ofrecen el N√°stic-UCAM Murcia, tambi√©n afectados por la clasificaci√≥n, y ofrecen de forma simult√°nea informaci√≥n de los resultados parciales de todos los dem√°s partidos. Insiste el locutor: ‚ÄúCon este resultado (0-0) ambos equipos mantienen la categor√≠a pase lo que pase en los dem√°s campos de juego‚ÄĚ. No era verdad, pero lo repite tantas veces que hasta llego a dudar. Al poco marca el Alcorc√≥n. Y al poco, el Almer√≠a. El locutor cambia el disco: ‚ÄúPues ahora el que bajar√≠a ser√≠a el UCAM‚ÄĚ. ¬ŅPues no dec√≠as que el 0-0 les val√≠a a ambos para conservar la categor√≠a? En definitiva, tercera mentira del d√≠a. He aqu√≠ un momento de la retransmisi√≥n cuando el resultado del 0-0 "val√≠a para los dos equipos", seg√ļn el periodista.

Tras marcar el Alcorcón y el Almería, el 0-0 no le valía al UCAM

Lo que acabo de contar no es fruto de mi imaginaci√≥n sino el relato de tres hechos reales. Si me detuviera a analizar cada momento del d√≠a, cada instante del ritual, seguro que ser√≠an muchas m√°s las mentiras que tenemos que soportar. Vivimos en la era de la comunicaci√≥n y la recepci√≥n de informaci√≥n por nosotros, los humanos, se hace en forma de v√©rtigo. La tarea diaria a la que tenemos que enfrentarnos no es menuda: discernir a cada instante la verdad de la mentira. Hace tiempo que llegu√© a la conclusi√≥n de que la verdad no existe, tenemos que cre√°rnosla a cada momento con las herramientas que nos ofrecen, que son muchas y muy interesadas. Emilio Ruiz.

Loading...