ahorro

Bizcocho de piña, más saludable {sin azúcar, sin lactosa y con menos grasa}

Fuente: Para estar por casa.
12 del 2 de 2018

(imagen)


Aquí tenéis la , ya más que conocida, del . Para marcarme la diferencia con el resto de los que inundan la blogesfera, os voy a enseñar a prepararlo de forma y, además, .

(imagen)

A este bizcocho se le denomina invertido porque la fruta, en este caso la piña, se coloca en la base del bizcocho. Y otra de las peculiaridades del bizcocho es el caramelo que lo recubre, que le da un toque más dulce aún, si cabe.
En la versión saludable de este bizcocho os voy a enseñar a preparar un .

(imagen)

¿Estáis interesados? ¡Vamos allá!
(imagen)


- 3 huevos
- 1 yogur sabor piña ( o cualquier otro sabor de yogur que os guste)
- 3 medidas de yogur de harina para bizcochos (utilizo la de Mercadona y no es necesario añadirle impulsor químico. Si no la encontráis, utilizad harina de uso común y un sobre de impulsor químico)
- 2 medida de yogur de azúcar
- 1 medida de yogur de aceite de oliva
- Ralladura de un limón
- Ralladura de una naranja
- Zumo de media naranja
- Piña en su jugo, en rodajas. (necesitaréis más o menos rodajas dependiendo de lo grande que sea la superficie del molde que vayáis a utilizar)
- 150 gr. de azúcar más para el caramelo


- 3 huevos
- 1 yogur desnatado y sin lactosa, sabor piña u otro cualquiera.
- 3 medidas de yogur de harina para bizcocho ( si no encontráis harina bizcochona, recordad añadir un sobre de impulsor químico)
- 5 cucharadas pequeña, de las de café, de stevia (he utilizado Truvía, de Azucarera)
- 20 ml de aceite de oliva
- Ralladura de un limón
- Ralladura de una naranja
- Piña en su jugo, en rodajas (necesitaréis más o menos rodajas dependiendo de lo grande que sea la superficie del molde que vayáis a utilizar)


- 60 gr. de sirope de ágave
- 25 ml. de agua
- 1 pizca de bicarbonato sódico
- 10 gr. de stevia


(imagen)


- Precalentad el horno a 180 ºC, con calor arriba y abajo y sin ventilador.
- Escurrid las rodajas de piña. Reservad el jugo.
- Preparad el caramelo, poniendo el azúcar en un recipiente a fuego medio. Cuando éste comience a hacerse líquido, podéis moverlo. Lo retiraremos del fuego en cuanto comience a coger color dorado.
- Inmediatamente, cubrid la base del mode a utilizar con el caramelo.
- Encima del caramelo, colocar las rodajas de piña
- Engrasad los laterales del molde con un poco de aceite y harina.
- En un bol, mezclad los huevos con el azúcar, el yogur, las ralladuras de naranja y limón y el zumo de naranja.
- Añadid el aceite de oliva y la harina. Mezclad hasta que no queden grumos.
- Verted la masa en el molde, sobre el caramelo y las rodajas de piña.
- Llevad al horno, durante unos 25 minutos aproximadamente.
- Para saber si el bizcocho está listo bastará con pincharlo en el centro con un palillo y, cuando éste salga limpio, sabremos que el bizcocho está bien cocido.
- Lo sacaremos del horno y le verteremos por encima unos 100 ml. de jugo de piña. Si es necesario, podéis pinchar su superficie para que el jugo empape el interior del bizcocho.
- Antes de que se enfríe del todo, lo desmoldaremos.


Los pasos son los mismos, sólo que , como habéis podido comprobar en los ingredientes,.

El también se prepara diferente puesto que no lleva azúcar. Pondremos el sirope de ágave, el bicarbonato y la stevia en un cazo al fuego. Fuego medio, para no pasarnos de calor. Removeremos durante 5 minutos aproximadamente y lo retiraremos del fuego. ¡Listo para usar!

¡Ponedlo en práctica, queda riquísimo!

Gracias a Degustabox he conocido la . Y, más concretamente, la stevia de la marca Truvía, de Azucarera. Y, como podéis ver, con ella, además de cuidarnos, se pueden preparar recetas muy ricas.

Si queréis conocer su contenido, haced clic AQUÍ.

(imagen)


Y si os atrevéis a probar a recibirla un mes en casa, utilizad éste código descuento por ser mis lectores.
Gracias por suscribirte, Un beso. Chus
(imagen)

Loading...