Nueva estrella en el cielo

Fuente: El Jardín Escarlata.
26 del 2 de 2012


Nueva estrella en el cielo

Nueva estrella en el cielo
Desde ayer 25 de febrero hay una nueva estrella en el cielo, esa estrella se llama Dino y ha sido el mejor compañero y amigo de mi hermana desde hace 18 años. Dino es otro ejemplo más de "perro abandonado", mi padre lo encontró por casualidad y lo trajo a casa y enseguida se hizo el centro de todos nosotros, era muy jovencito, juguetón y travieso y desde que vino formó equipo con mi hermana hasta ayer, juntos han pasado muchas cosas buenas y malas. Dino sólo quería alguien que lo quisiera para poder dar él también todo el cariño que dan los animales. Siempre ha estado bien cuidado, alimentado y mimado, nunca le faltaban sus chucherías, tampoco sus visitas al veterinario. Como dice mi hermana "no tenía ni raza ni medallas" pero era su mejor compañero de camino. El viernes tristemente empeoró de todas sus dolencias, porque era un perro muy mayor y tenía muchas goteras, aunque él resistía como podía para no dejar sola a mi hermana, una llamada a las 12,30 de la noche me puso en alerta Dino estaba bastante mal, lo llevamos a urgencias, esperando una ayuda como tantas otras veces había pasado en los últimos años, pero esta vez era distinto y la veterinaria que lo atendió y que conocía su historial clínico lo oscultó, midió la temperatura y muy seria pronunció lo que nunca quiere oír el dueño o dueña de un amigo fiel como son los perros: "Dino está muy mal y habrá que pensar en despedirse de él", en ese momento no sabes qué hacer ni qué pensar, la mente se te nubla y sólo puedes llorar. Después de un rato valorando la situación se decidió hacerle unas analíticas y darle algún calmante y esperar a la mañana siguiente para localizar a su veterinario que era el que mejor conocía la situación. Así lo hicimos, a la mañana siguiente a las 11 de la mañana su veterinario llamó a mi hermana, Dino había pasado la noche, pero su situación era la misma y esta vez no iba a mejorar, así que había que tomar una decisión, mi hermana me volvió a llamar para comunicar lo que Pedro, que así se llama el veterinario había dicho, yo sólo podía aconsejarla, pero la decisión era de ella, al ver que ella no llegaba a ninguna determinación sólo pude decirle: 
"Déjalo marchar, para que no sufra" y a las 12 Dino emprendió el viaje sin retorno al cielo a buscar a sus amigos, Drago y Fuyur, que seguro que lo esperaban para corretear juntos y hacer travesuras. Ahora Dino está tranquilo donde siempre le ha gustado estar y junto a su amigo Fuyur para que ambos se den compañía.
Ahora estamos muy tristes, pero era lo mejor para él, nos acordaremos de él siempre y cuando pase un poco el tiempo recordaremos sonriendo todas las cosas buenas que vivimos con él y que nos dio, sobre todo a mi hermana que es la que lo cuidaba y que desde aquí le deseo mucho ánimo.

"Hasta siempre Dino, te queremos mucho"



comments powered by DisqusRecomendar a un amigo