ahorro

¡Espabilad, que se nos comen!

Fuente: El Choto Liberal.
6 del 9 de 2012


Son numerosos a lo largo de la Historia los momentos en que las sociedades, con el afán de mejorar, de no empeorar o simplemente de sobrevivir, se rebelaron contra el poder establecido. Mucha sangre y muchas vidas después, los españoles del siglo XXI gozamos de una serie de derechos y servicios que sin el sacrificio de esas gentes nunca hubieran sido posibles.

Como la Historia es cíclica y se repite, hoy en día nos encontramos en una nueva situación en la que el poder establecido (en este caso, el poder político y el poder económico en perfecta coordinación) están ROBANDO a los ciudadanos de a pie dinero y derechos conquistados bajo la excusa de una crisis de la que ellos mismos son los principales culpables. Pero, lejos de que les condene penalmente o que se les reclame algo de su dinero o de patrimonio, encima se les premia con insultantes pensiones, indemnizaciones y privilegios mientras presumen de tomar medidas “valientes” (sí, eso dicen) contra el pueblo.


En otros tiempos, esta situación hubiera causado un levantamiento popular. Pero como ahora somos más "modernos y civilizados", nos quedamos en casa viendo los programas de cotilleos y diciendo “ya se arreglará”. Y, por supuesto, así no se arregla.

Se han hecho manifestaciones, y el próximo sábado hay preparada una movilización en Madrid. Bien, pues a mí me causa VERGÜENZA la actitud de mucha gente con esta y con otras movilizaciones. Se quejan, se indignan, arreglan el mundo "en la barra del bar", pero llega la hora de la verdad y... “Es que me da pereza”, “es que tengo fútbol”, “es que me da miedo”, “es que no me gustan las manifestaciones”… lamentables excusas absurdas para justificar el no apoyar una movilización pacífica de todos los ciudadanos, que en estos momentos tenemos que estar por encima de la política y por encima del sindicalismo. UNIDOS.

Estamos en un momento histórico, crucial para nuestro presente y futuro como sociedad. Nos están sacudiendo por todas partes mientras los culpables de todo este desastre se hacen millonarios, y nosotros idiotizados, sin reaccionar, viendo el fútbol. Peor aún, seguimos con el “la culpa es de este partido político o de este otro”, o con el “sindicatos sí, sindicatos no” mientras “Ellos” se ríen de nosotros, se descojonan del pueblo. SE NOS MEAN ENCIMA.

¿Cuándo reaccionarán algunos? ¿Cuándo se vean despojados de todas sus propiedades y viviendo bajo un puente? ¿Cuándo les quiten todos sus derechos para poder defenderse (entre ellos, el de manifestarse pacíficamente o el derecho de huelga)?¿Cuándo no vean absolutamente ninguna expectativa de futuro? ¿Cuándo su cuenta corriente se quede a cero? ¿Cuándo no puedan pagar la luz ni la conexión a internet? ¿Cuándo tengan que comer piedras? ¿Sólo entonces reaccionarán y se darán cuenta de lo que hay en juego? ¿Sólo entonces?

Yo al menos, si llega ese momento, quiero poder mirar a la cara a todo el mundo y decir con la cabeza bien alta que yo estuve allí: manifestándome, protestando, reivindicando. Que hice todo lo que pude. Quiero que los hijos de mis familiares y de mis amigos no me tengan por un cobarde o un pasota que se quedó en su casa y no hizo nada cuando podía.

¿Qué pensaría cualquier persona que en el pasado dio la vida por construir una España mejor, más justa, con más derechos y más protección social? ¿Estaría de acuerdo con esas actitudes miedicas, pasotas, perezosas, conformistas…? ¿O más bien se deprimiría? ¿O se indignaría? ¿Y si viera, además, que para ver a once millonarios en pantalón corto corriendo detrás de un balón e incluso para celebrar su victoria miles de personas salen a la calle y se desplazan lo que haga falta, y que esas mismas miles de personas no son capaces de salir a defender su propio pan?  Tal vez pensase lo que yo pensaré si fracasa esta movilización: QUE SOMOS UN PAÍS DE BORREGOS ADORMILADOS Y QUE, POR ELLO, TENEMOS LO QUE NOS MERECEMOS.

Loading...