Kebap casero de pollo

Fuente: Eneko sukaldari.
26 del 10 de 2012

Los kebap me encantan, aunque tengo que reconocer, que soy incapaz de entrar a pedirlos, son unos establecimientos, que por lo general dejan mucho que desear en cuando a limpieza e higiene (es mi opinión personal) y si veo como los preparan, me siento incapaz de comerlos, ya sabéis.... ojos que no ven.... Habrá quien piense que soy un tiquis miquis, pero en la cocina, me gusta la limpieza, es algo imprescindible.
Así que en mi caso, los kebap siempre para llevar, y que los pida otra persona.
Por otro lado, no parecen demasiado naturales esos bloques de carne grasienta, supuestamente de cordero, sano lo que se dice sano.... no es.
Por todos estos conceptos, hago mis kebaps caseros, que están super ricos y son muchísimo más sanos que los de los típicos establecimientos. En esta receta os explico como hacer unos kebaps de pollo, con su salsa de yogurth. Espero que os guste.

Ingredientes para 4 personas:
  • 1 kilo de pechuga de pollo Eusko label
  • 4 cucharadas de Ras el hanout
  • aceite de oliva virgen extra
  • pimienta negra molida
  • sal
  • 2 cucharadas de ajo en polvo
  • 8 panes de pita
  • 2 yogures griegos sin azúcar
  • 2 cucharadas de mahonesa
  • 2 cucharadas de mostaza
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1 cucharada de azúcar
  • 3 dientes de ajo
  • El zumo de medio limón
  • Un puñado de cilantro
  • 1 tomate
  • 1 lechuga
Preparación:

Cortamos en tiras de unos 2-3 centímetros de grosor las pechugas de pollo, previamente limpias de grasa.
A continuación en un bol, echamos un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra, añadimos 4 cucharadas de Ras el hanout (mezcla de especias).
Salpimentamos las tiras de pechuga de pollo y espolvoreamos un poco de ajo molido. Emulsionamos el aceite con las especias con ayuda de una varilla e incorporamos las pechugas de pollo laminadas.
Dejamos marinar al menos un par de horas, aunque es recomendable dejar la carne 24 horas, si disponemos de ese tiempo, la carne se impregna mucho más del marinado y el resultado es brutal.
Una vez marinada la carne de pollo, vertimos el contenido del bol en una bandeja de horno, incluyendo el líquido del marinado. Horneamos la carne a 150º durante unos 20 minutos.
Aprovechamos mientras se hace la carne, para preparar la salsa de yogurth con la que acompañaremos nuestro kebap casero. Mezclamos en un bol los ingredientes: los dos yogures griegos sin azúcar, las dos cucharas de mahonesa, dos cucharadas de mostaza, 1 cucharada de pimentón dulce, 3 dientes de ajo picados muy finos y sin el germen, el zumo de medio limón, una cucharada de azúcar, una pizca de sal y un puñado de cilantro muy picado.
Con ayuda de una varilla, batimos la salsa para que quede homogénea, metemos el bol a la nevera y nos olvidamos de él hasta emplatar el kebap. 
Controlamos el horno para que la carne no no se queme, cuando esté dorada, la podemos sacar. Debe quedar dorada pero jugosa, por eso la horneamos con el marinado, para que no se quede seca. Y ya sabéis que cada horno es una historia diferente, nunca hay que confiarse.
Cortamos en dos el tomate y lo laminamos y troceamos la lechuga. Ponemos a tostar el pan de pita, previamente humedecido con unas gotas de agua.
Una vez tostado el pan, practicamos una hendidura con un cuchillo en la parte superior, para poder rellenarlo al gusto, con el pollo, tomate, lechuga y por supuesto... nuestra salsa de yogurth. Otra posibilidad es usar una tortita de trigo para hacer fajitas o hasta un talo de maíz.
Abrid unas cervecitas y a disfrutar de vuestro #rikoriko kebap casero.

comments powered by DisqusRecomendar a un amigo