ahorro

Rousseau analiza una f√°bula de Samaniego

Fuente: Homo Erectus.
13 del 1 de 2010




Me propongo trascribir un peque√Īo fragmento de la obra Emilio o de la educaci√≥n, de Jean Jacques ROUSSEAU (retrato), publicado en 1762. Se trata de un an√°lisis de la f√°bula El Cuervo y el Zorro, de F√©lix Mar√≠a de SAMANIEGO. Los motivos que me llevan a esta transcripci√≥n se basan en mi fanatismo por las f√°bulas, pero en especial, en la ac√©rrima cr√≠tica al sistema educativo que ROUSSEAU formula en su libro. Claro est√° que a la fecha han pasado doscientos cuarenta y ocho a√Īos desde la publicaci√≥n de la obra. Muchos de los problemas all√≠ evidenciados han sido solucionados y tambi√©n han surgido otros de diferente car√°cter, pero todo ello es l√≥gica consecuencia del paso del tiempo y sus implicancias. Lo grave es que algunos de esos problemas a√ļn no han sido resueltos.
Hasta hace pocos a√Īos, en las escuelas primarias se daba a leer a los alumnos alguna que otra f√°bula, en especial de SAMANIEGO o de ESOPO. Desconozco si actualmente se sigue haciendo, pero en atenci√≥n a que el problema fue advertido hace casi doscientos cincuenta a√Īos, no importa demasiado pues fueron muchos los a√Īos de error. Bueno y deseable ser√≠a que ello haya finalizado y es cuando s√≠ adquirir√≠a alt√≠sima importancia. Pero mientras asist√≠ a la escuela primaria, el problema segu√≠a tal cual lo denunciaba ROUSSEAU.
¬ŅQu√© es lo que critica el gran fil√≥sofo franc√©s en esta espec√≠fica cuesti√≥n? Nada m√°s y nada menos el hecho de que hacen que los ni√Īos aprendan las f√°bulas de SAMANIEGO y ni siquiera hay uno que las entienda. Pero agrega que ser√≠a peor que alguno las entendiera porque tan enredada es su moral y tal poca proporci√≥n guarda con su edad, que m√°s que a la virtud los incitar√≠a al vicio.
El autor eligi√≥ El Cuervo y el Zorro por considerarla una de las pocas adaptables a los ni√Īos. Luego del an√°lisis que realiza es impensable la consideraci√≥n de que alguna f√°bula sea adaptable a un ni√Īo.
Algunas de las preguntas que supone quiz√° no sea actual, pero en su mayor parte, el an√°lisis y la cr√≠tica que formula puede adaptarse perfectamente a nuestra realidad cotidiana. Me gustar√≠a poder trascribir m√°s partes del libro. De hecho, el an√°lisis de las f√°bulas no se limita a aquella, sino que hace menci√≥n de otras y el estudio es a√ļn m√°s enjundioso. En realidad lo mejor es, obviamente, leer la obra completa. Por ahora me conformo con trasncribir esta peque√Īa parte. Aqu√≠ va.
Edgardo Salatino

En la rama de un √°rbol,
bien ufano y contento,
con un queso en el pico
estaba el se√Īor cuervo.

¬ŅQuien era el que estaba ufano y contento? ¬ŅEl √°rbol o el cuervo? ¬ŅC√≥mo ha de entender el ni√Īo esta inversi√≥n? Es po√©tica, me dir√°n; fija la atenci√≥n en el cuervo, que es el sujeto que debe resaltar. Todas estas razones son para m√≠; no para el ni√Īo, que s√≥lo debe o√≠r frases sencillas y construcciones f√°ciles y naturales.
¬ŅQu√© quiere decir se√Īor cuervo? ¬ŅDe qui√©n es se√Īor un cuervo? ¬ŅQu√© significa se√Īor? Este ep√≠teto se le da por burla. Cuando oiga llamar se√Īor a uno, ¬Ņno se figurar√° que es el cuervo apoderado del queso? Rara vez se equivocar√°, pero √©sas no son las lecciones que quer√©is que tomen vuestros alumnos.
¬ŅC√≥mo puede un cuervo tener un queso en el pico, sin que se le caiga? ¬ŅComen queso los cuervos? ¬ŅSon esas las lecciones de historia natural que dais a vuestros hijos? No salgais nunca de la verdad.

Del olor atraído
un zorro muy maestro,

¬°Qu√© olor da este queso que desde la rama del √°rbol penetra hasta la madriguera del zorro! ¬ŅA √©ste le gusta el queso? Poco estrago har√≠an en los corrales si no los frecuentaran m√°s que las lecher√≠as.
¬°Muy maestro! ¬ŅQu√© es lo que el zorro ense√Īa? Bien s√© que es maestro y doctor en tretas y que no puede aplicarse ep√≠teto con mayor felicidad; pero esto lo s√© yo, y no lo sabe el ni√Īo. Es preciso que le dig√°is cu√°l es la √≠ndole natural del zorro y cu√°l la que le atribuyen los fabulistas convencionalmente. ¬ŅY quer√©is que os entienda? Menester fuera para ello una po√©tica del ap√≥logo.

Le dijo estas palabras
a poco m√°s o menos:
Tenga usted buenos días,
se√Īor cuervo, mi due√Īo.

¬ŅConque hablan los zorros? ¬ŅY su habla la entienden los cuervos? ¬ŅQu√© has de responder, discreto preceptor, a esta pregunta tan natural del ni√Īo?
A poco m√°s o menos es un ripio que ni para el ni√Īo ni para m√≠ tiene disculpa.
¬°Mi due√Īo! ¬ŅQu√© quiere decir due√Īo? El que tiene esclavos. ¬ŅConque el zorro es esclavo del cuervo?

Vaya que est√°is donoso,
mono, lindo en extremo.
Yo no gasto lisonjas,
y digo lo que siento.

¬°Con qu√© arte grad√ļa el maulero los elogios! Arte perdido para el ni√Īo.
Mono, precedido del verbo estar, siempre es un elogio; cuando le antecede ser, suele ser un improperio.
¬ŅQu√© son lisonjas? ¬ŅHay quien las gasta? ¬ŅQui√©n diga lo que no siente? ¬°Pobre ni√Īo, cu√°ntas lecciones de vicios hay que darte y ninguna necesitabas! La profesi√≥n de veracidad del astuto zorro, es nuevo lazo tendido al imprudente y vanidoso cuervo; ¬ŅPero t√ļ, c√≥mo has de apreciar sus artes, o m√°s bien, la habilidad del poeta?

Que si a tu bella traza
corresponde el gorjeo,
juro a la diosa Ceres,
siendo testigo el cielo
que t√ļ ser√°s el F√©nix
de sus vastos imperios.

¬°Qu√© valent√≠a en la expresi√≥n! ¬°Qu√© nobleza! ¬°Qu√© hermosa poes√≠a! ¬°Cu√°ntas cosas que el ni√Īo no puede apreciar!
¬°Juro! ¬ŅQu√© es jurar? ¬°Desventurado de ti, preceptor, si te atreves a explic√°rselo a un ni√Īo de seis a√Īos!
¬ŅQu√© cosa es una diosa? ¬ŅHay dioses machos y hembras? ¬ŅQui√©n es Ceres? ¬ŅQuer√©is que empiece el ni√Īo a cursar Mitolog√≠a? ¬ŅQuer√©is que a su edad el cielo, la Tierra, la Naturaleza entera, sean ya teatro de la mentira?
¬ŅQu√© p√°jaro es el F√©nix? Nuevas patra√Īas y nuevas ficciones. ¬ŅTan estrecho recinto es el de las verdades, que tanta prisa os dais en sacar de √©l a vuestro alumno?

Al oír un discurso
tan dulce y halag√ľe√Īo,
de vanidad llevado
quiso cantar el cuervo.

Nueva explicación de lo que es vanidad y de sus efectos.

Abrió su negro pico,
dejó caer el queso

Lo extra√Īo es que no se le hubiera ca√≠do mucho antes, por m√°s apretado que con su negro pico le tuviese

El muy astuto zorro
después de haberlo preso
le dijo: se√Īor bobo,
pues sin otro alimento
qued√°is con alabanzas
tan hinchado y repleto,

¬ŅConque bobo es aquel a quien enga√Īan los p√≠caros? La definici√≥n podr√° muy bien ser exacta; ¬Ņpero conviene ense√Ī√°rsela a un ni√Īo? El cuervo no ha quedado hinchado y repleto con las alabanzas, sino hambriento y moh√≠no. El adulador triunfante afila el pu√Īal del escarnio para clav√°rsele m√°s hondo a la v√≠ctima. Si el ayo no le explica toda la perversidad del zorro, perdi√≥ la f√°bula su m√©rito. Si se la hace comprender, ¬°cu√°n intempestiva y arriesgada lecci√≥n le da!

Digerid las lisonjas,
mientras digiero el queso.
¬°Digerir lisonjas! ¬°Osada y feliz met√°fora! ¬ŅY la entiende un ni√Īo de siete a√Īos?

comments powered by DisqusRecomendar a un amigo