ahorro

EL ROMANCE DE PABLO NERUDA Y MATILDE URRUTIA

Fuente: WWW.POESIAGT.COM.
13 del 4 de 2013

El romance de Pablo Neruda y Matilde Urrutia en Atlantida, Uruguay

Un amor clandestino de Pablo Neruda

Atl√°ntida, un peque√Īo balneario del R√≠o de la Plata, situado a cuarenta kil√≥metros de Montevideo, fue el refugio de una clandestina historia de amor. 
Con el apacible mar como testigo y los silenciosos bosques de pinos como cómplices, el poeta Pablo Neruda y su entonces amante y posterior esposa Matilde Urrutia vivieron allí un pasión tan secreta como intensa. La casa que albergó a los amantes fue convertida en un museo llamado Paseo Neruda, en homenaje al gran poeta chileno.

Se trata de una hermosa mansi√≥n de tres pisos, estilo Liberty, situada sobre la orilla del mar ‚ÄĒdesde donde se pueden ver espectaculares puestas de sol‚ÄĒ y adornada con varios objetos que fueron propiedad del poeta, as√≠ como otros que lo recuerdan. El p√ļblico que lo visita puede recorrer las salas superiores, recreadas tal como estaban cuando las habitaban Pablo Neruda y Matilde Urrutia. Una hermosa chalina, tenedores de hueso, muebles, un extenso epistolario, objetos varios y hasta un tierno herbario que la pareja fue haciendo poco a poco con la flora del lugar. Todos estos elementos dan cuenta de que Neruda no s√≥lo escrib√≠a poes√≠a, sino que viv√≠a po√©ticamente. Adem√°s de sus pertenencias, Paseo Neruda exhibe una formidable colecci√≥n de retratos que la fot√≥grafa argentina Sara Facio le tom√≥ al chileno. El museo tambi√©n alberga, en las habitaciones de planta inferior, una cafeter√≠a y restaurante para que los que hasta all√≠ lleguen puedan regalarse alg√ļn placer al paladar, algo de lo que Neruda no se privaba en absoluto.

Pablo Neruda mantuvo una relaci√≥n muy estrecha con Uruguay. En su juventud experiment√≥ gran inter√©s y declarada influencia por el poeta uruguayo Carlos Sabat Ercasty. Pero su relaci√≥n con este pa√≠s fue, sobre todo, de √≠ndole afectiva. Uno de sus mejores amigos uruguayos fue el arquitecto y cineasta Alberto M√°ntaras. Esa amistad naci√≥ en 1952 durante la traves√≠a en un barco que zarp√≥ del puerto franc√©s de Cannes y que ten√≠a por destino a Montevideo y luego Buenos Aires. Neruda viajaba junto a Matilde Urrutia con la intenci√≥n de pasar una temporada junto a ella en Atl√°ntida, pero el encuentro se vio aplazado. Al llegar a Montevideo, el poeta se encontr√≥ con que una delegaci√≥n llegada desde Chile lo estaba esperando en el puerto para saludarlo. Como hasta ese entonces su relaci√≥n con Matilde Urrutia era clandestina (Neruda todav√≠a estaba casado con Delia del Carril) ella, para disolver cualquier sospecha, debi√≥ seguir viaje hasta Buenos Aires. Su amigo Alberto M√°ntaras y su esposa Olga dieron amparo a esa relaci√≥n. Cuando finalmente el poeta se separ√≥ de Delia del Carril para casarse con Matilde, el matrimonio uruguayo recibi√≥ una carta invit√°ndolos a la boda en Isla Negra: ¬ęLos esperamos a ustedes como testigos, hermanos y c√≥mplices¬Ľ, les escribi√≥.

Atl√°ntida se incorpor√≥ al universo po√©tico de Neruda bajo la forma de un anagrama. En sus versos nombra al lugar de sus pasiones como Datitla. Una vez Neruda viaj√≥ desde Finlandia y la Uni√≥n Sovi√©tica hasta este peque√Īo balneario de la costa uruguaya para encontrarse con Matilde. Estos versos fueron escritos en aquella oportunidad.
¬ęY cuando de regreso
brilló tu boca bajo los pinares
de Datitla y arriba
silbaron, crepitaron y cantaron/
extravagantes
p√°jaros
bajo la luna de Montevideo, entonces
a tu amor he regresado
a la alegría de tus anchos ojos;
bajé, toqué la tierra amándote y amando
mi viaje venturoso¬Ľ.
 
Pero estos no son los √ļnicos versos que Neruda le dedic√≥ a parajes uruguayos; en su poes√≠a tambi√©n se mencionan el balneario Punta del Este, Montevideo y hasta el caracter√≠stico puente ondulante de la Barra de Maldonado (¬ęentre agua y aire brilla el puente curvo/ entre verde y azul las curvaturas)¬Ľ.

En el Museo Paseo Neruda tambi√©n se conservan tres cortometrajes in√©ditos en los que participa Pablo Neruda como actor, que fueron dirigidos por su amigo uruguayo, Alberto M√°ntaras. Y hablando de pel√≠culas, hay una an√©cdota que involucra a ambos amigos y que parece salida de una novela. Neruda, cuyo afecto a la buena comida y la buena bebida ha sido siempre resaltado, hab√≠a introducido en Montevideo un c√≥ctel de su invenci√≥n, llamado Nikolasa, al que le atribu√≠a propiedades vigorizantes. El trago no es muy dif√≠cil de preparar. Se necesita un buen cognac, gajos no muy gruesos de lim√≥n y un recipiente con az√ļcar. Neruda recomendaba que se exprimiese el gajo de lim√≥n, se lo frotara en el az√ļcar, se lo llevara a la boca y all√≠ se lo triturara para reci√©n despu√©s darle un abundante sorbo al cognac. El particular t√≥nico fue probado por el narrador uruguayo y amigo de Neruda, Alfredo Gravina, durante una reuni√≥n. Los invitados no olvidaron la escena. Luego de tragar el brebaje se vio al hombre gritar y saltar enfurecido, correr en todas direcciones y hacer todo tipo de ademanes. Dicen que la calma no le lleg√≥ ni siquiera cuando termin√≥ de trepar un √°rbol que hab√≠a en las inmediaciones.
http://www.poesiagt.com

comments powered by DisqusRecomendar a un amigo