ahorro

Desayunos con chía

Fuente: Rxna.
21 del 8 de 2016

¡Hola Holita gentucilla! Digo Cachorritos. Digo.. Puppies! ¿Cómo va la semana? La mía agotadora, pero a quién le importa. Creo que a partir de ahora publicaré menos, o más, según de productivas sean mis mañanas, horario en el que puedo dedicarme un poco de tiempo para mí.

Quería traeros un tipo de desayuno innovador. No sé cuántos de vosotros conocéis la semilla de la chía. Si no la conocéis, no estáis en la onda. Los Hipsters se enfadarán mucho con vosotros.



Dicen que son buenas para perder peso. Yo personalmente, no me lo creo. Sigo teniendo la misma tripa de bebé desde que volví de Polonia y ná de ná. Supuestamente reducen los antojos y nos hacen sentirnos llenos más rápido, debido a que absorben 10 veces su peso en agua, formando un gel voluminoso que es el que produce la sensación de saciedad. Esto lo verifico. En este sentido se parece un poco a la avena. Las semillas de chia favorecen la construcción de músculos y tejido dado que son una gran fuente de proteínas. Lo curioso de esta semilla es que cuando las semillas de chía se combinan con un líquido (como agua, leche, zumo o yogur), forman un gel, debido a la fibra soluble que contienen, lo que nos ayuda a sentirnos llenos por más tiempo y también a retrasar el aumento de azúcar en la sangre. Por eso soy super fan de los puddings de chía. Porque puedes hacer mil variaciones. Y después de contaros este pequeño secreto, os voy a mostrar dos maneras en las que habitualmente preparo estas semillas para desayunar. ¡Vamos allá!

CÓCTEL DE SEMILLAS:

Dos cucharadas de semilla de chía
Dos tazas de leche vegetal (o normal)
Plátanos congelados
Un puñado de muesli
Un puñado de nueces
Un par de frambuesas



Es super sencillo. Necesitaremos un tarro donde introducir nuestros ingredientes. Primero, echaremos las semillas de chía junto a una taza de leche y dejaremos bien cerrado el tarro durante una noche en la nevera. Al día siguiente, cogeremos un par de plátanos congelados y en un procesador de alimentos, junto con la otra taza de leche, haremos una especie de puré helado. Esto sería lo que se llama un buen smoothie. 
Echamos el smoothie de platano junto a las semillas de chía ya hinchadas y gelatinosas. Agregamos una capa de muesli, seguido una de nueces y por último una de frambuesas.

¡Y listo! Así de sencillo.



PUDDING SABOR CHOCOLATE

Igual que antes, Dos cucharadas de semillas y una taza de leche. La diferencia es que previamente, a la leche le vamos a añadir una cucharadita de cacao puro y un chorrito de sirope de agave. También, si lo preferís podéis añadir colacao. Introcucimos en la nevera para que esté listo a la mañana siguiente y podemos combianr con muesli o avena. Yo decidí añadir avena y cómo no, frambuesas.

 
Sé que no se comparan para nada con unos gofres belgas pero... ¡Por cierto! os tengo que dejar la receta, pero ya para la semana que viene, porque con la caja de Dunkin' Donuts que me he comido hoy creo que mi semana de gimnasio no ha valido para nada. 


Ya sabéis, si queréis un desayuno rico en fibra, en proteínas y super saludable, probad las semillas de chía. Os sorprenderán. Son un poco raras, pero dadle una oportunidad. Están ricas. Que hay que empezar a cuidarse, después de la operación bikini viene la operación Navidad asi que ya sabéis... Todo el año cuidándonos.

Qué tengáis un feliz domingo

¡Gracias!

xXx




Loading...