ahorro

Ucrania sigue sin terminar la guerra ni administrar la paz

Fuente: LOS AFANES DE CADA D√ćA (Hablando de cosas...).
23 del 2 de 2018


nunca hab√≠a cotizado tan bajo en esta antigua rep√ļblica sovi√©tica llamada : bancos rusos y centros culturales del pa√≠s vecino son , los gentilicios rusos pierden su sitio en el mapa, la pol√≠tica se envuelve en la bandera e idioma ucranianos, intentando en vano rebajar el tono de los contrastes del pa√≠s. Cuatro a√Īos despu√©s de en Kiev, Rusia es una extra√Īa, pero Europa no queda tan cerca como se esperaba.
, que a su vez se reencarnan en élites a la espera de una segunda o tercera vida.
, que desde entonces da nombre a cada nueva revuelta. Ese intentó cayó en el olvido porque, aunque precipitó la caída del régimen soviético, transportó al país de una tiranía a otra: de los jerarcas de la hoz y el martillo Los ucranianos lo siguieron intentando y repitieron la gesta en 2004, esta vez con mayor resonancia mundial: lo llamaron la Revolución Naranja, y ahí fue la clase media naciente en las ciudades la que se interpuso ante el fraude electoral, posibilitando que la oposición ganase las elecciones.
, y as√≠ es como diez a√Īos m√°s tarde cristalizaron en el llamado Euromaidan. Su detonante fueron los frustrados sue√Īos europeos de parte de la poblaci√≥n, pero acab√≥ en un alzamiento nacionalista quey contribuy√≥ a una fractura del pa√≠s nunca vista.
‚ÄúLo que se puede encontrar ahora en Ucrania es un equipo de pol√≠ticos que ejecuta nuevas pol√≠ticas gubernamentales con la ayuda de herramientas y estructuras viejas‚ÄĚ, explica Ostap Kushnir, autor del ensayo ‚ÄėUcrania y el neo-imperialismo ruso‚Äô. A pesar de las dificultades, hay logros en el haber del gobierno: ‚ÄúEl m√°s importante,‚ÄĚ a pesar de ‚Äúlos ataques externos y las inestabilidades internas‚ÄĚ.
, o como un pa√≠s subsidiado de Mosc√ļ que
, movi√©ndola hacia el oeste‚ÄĚ, opina Kushnir.
: las intensidades nacionales distintas de este a oeste y las opciones ling√ľ√≠sticas distintas por todo el pa√≠s. La escritora Anne Applebaum, autora del libro sobre Ucrania 'Hambruna roja', cree excesivo cuestionar, como se ha hecho, que estemos ante un pa√≠s de verdad: ‚ÄúNo creo que Ucrania ¬ŅEspa√Īa es "artificial" porque Catalu√Īa tiene un idioma diferente? ¬ŅEs Gran Breta√Īa artificial? Dado el tipo de presi√≥n ejercida sobre el pa√≠s en los √ļltimos a√Īos, en realidad es sorprendente lo bien que lo ha sobrellevado‚ÄĚ.
a la hora de presionar a favor de las reformas y en contra de la corrupci√≥n‚ÄĚ.
conmemoraron este cuarto aniversario de las movilizaciones de Maidán con una manifestación y , entre ellos la sucursal de Sberbank, la gran entidad bancaria estatal de Rusia. También rompieron las ventanas de Alfa Bank y del Centro de Ciencia y Cultura rusa.
y convertirla en un activo del pa√≠s‚ÄĚ, critica Kushnir.
bajo el argumento de que se encontraba en el país de forma ilegal. El presidente, , le había retirado la ciudadanía en julio de 2017.
, que a su vez acusa a Saakashvili de intentar organizar un golpe patrocinado por los aliados del expresidente ucraniano Viktor Yanukovich, respaldados por Rusia.
la m√°s sangrante, en el sentido literal de la palabra. Rusia propuso el pasado septiembre en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en el este de Ucrania, donde desde aquel convulso 2014 se
, como se hizo evidente en en noviembre de 2017. Mosc√ļ tiene que esforzarse peri√≥dicamente para poner orden.
, alcanzados en septiembre de 2014 y febrero de 2015, prev√©n un cese del fuego, la retirada del armamento pesado de la l√≠nea de contacto, intercambio de prisioneros y elecciones locales, entre otras medidas. Pero Poroshenko acaba de firmar una controvertida ley sobre . Aprobada en enero por la Rada Suprema (Parlamento ucraniano), esta ley cataloga ese territorio como "ocupado" y otorga al presidente ucraniano el derecho a enviar al ej√©rcito a la zona en tiempo de paz para asegurar la soberan√≠a del pa√≠s. Esto confirma la intenci√≥n de Kiev de , seg√ļn el representante ruso para el conflicto en Ucrania, Boris Grizlov. En todo caso, aquellos que quieren serrar los dos territorios controlados por los separatistas con ayuda Rusia en el este de Ucrania parecen tener la iniciativa ahora.
, una tierra dolida por las bajas civiles y recelosa de un nacionalismo ucraniano que le es ajeno? Para , autora del libro sobre la juventud ‚Äô, el norte de su pa√≠s es el nuevo oeste. Desde su oficina de Kiev ha impulsado encuestas por todo el pa√≠s para saber , los que ahora est√°n estudiando y buscando su primer trabajo. ‚ÄúEn respuestas a muchas preguntas, la juventud en el norte parece ser mucha m√°s prooccidental, proeuropea, proucraniana y antirrusa que en oeste‚ÄĚ.
, pero en Ucrania en general la apat√≠a juvenil respecto a la pol√≠tica sigue siendo m√°s alta que en otros pa√≠ses: un 45% de los j√≥venes vot√≥ en las elecciones de 2014, mientras que en Polonia, Hungr√≠a y Rep√ļblica Checa estos porcentajes son del 60%, 50% y 70% respectivamente. ‚ÄúEl 95% se considera de nacionalidad ucraniana, aunque ‚ÄĚ. El uso del ucraniano
, y un nuevo temblor nacional puede rasgar la convivencia, prendida por los alfileres de la idea de ‚Äėpatria en peligro‚Äô y el instinto de supervivencia.‚ÄĚ



(imagen)

Loading...