ahorro

El inconsciente colectivo de Carl Gustav Jung

Fuente: Awareness's Blog.
26 del 2 de 2012

 



 

El psicoan√°lisis surge en una √©poca donde la burgues√≠a estaba en la c√ļspide de la pir√°mide social. Su ideolog√≠a moralista, en contra de las necesidades ‚Äúm√°s bajas‚ÄĚ del ser humano, convirti√≥ a la sociedad de la √©poca en un conjunto hip√≥crita y reprimido orillado a saciar sus placeres en la clandestinidad.

Sigmund Freud les mostró que su desequilibrio mental y físico se debía a la represión, con lo que se ganó el rechazo por un buen tiempo. Pero en su teoría encontraron la mejor salida al claustro en que vivían, así que más que aceptado fue venerado más adelante.

Además de contraponerse a la sociedad de su época Freud revolucionó la psicología de la época, enfocando su atención a cuestiones más subjetivas de la mente.

Dirigió las miradas hacia lo inconsciente, ese lugar donde se guardan aspectos personales de los que no estamos orgullosos o que nos crean conflictos y terminan afectando el curso normal de nuestras vidas por medio de lo que el llamó fijaciones, miedos, histerias, etc.

Sus tratamientos eran originales y se centraban en aspectos √ļnicos de las personas, mediante la concientizaci√≥n de la informaci√≥n inconsciente, es decir, mediante la liberaci√≥n de esa informaci√≥n guardada por tanto tiempo en un oscuro e inexplorado lugar de la mente, para as√≠ superar las adversidades que se le antepon√≠an a la persona.

Colaboraron con Freud distintos profesionales de la salud mental, entre ellos Carl Gustav Jung, el más famoso de sus discípulos, pero no su más fiel seguidor, cómo podremos observar más adelante.

Jung, además de aceptar y hablar sobre el Inconsciente, nos habla del Inconsciente Colectivo, un nuevo elemento de la mente donde se conserva información que poco varía entre una persona y otra. Esta idea la obtuvo durante la práctica y en base a los fundamentos del psicoanálisis de Freud.

Todo inici√≥ con un tratamiento al que denomin√≥ Individuaci√≥n del Ser, que consiste en obtener la manifestaci√≥n espont√°nea de un contenido inconsciente. En esa ocasi√≥n hab√≠a hecho uso de una nueva t√©cnica que llam√≥ la Imaginaci√≥n Activa donde seg√ļn las aptitudes del paciente √©ste deber√≠a representar un sue√Īo o alguna ocurrencia en forma, dial√©ctica, visual, de baile, ac√ļstica, de dibujo o pl√°stica. El resultado fue un n√ļmero considerables de representaciones que en un principio no pudo interpretar.

Por mucho tiempo intentó interpretar dichas representaciones y se llevó una gran sorpresa: las representaciones contenían elementos formales que se repetían y presentaban características análogas en sujetos opuestos.

Ante sus ojos se le presentaba un supuesto teórico que revolucionaría su vida y la de muchos más, estaba consciente de ello, por lo que comenzó a estudiar el fenómeno.

A lo largo de este texto se intentar√° explicar un poco de su teor√≠a y algunos de los principales conceptos derivados de √©sta a manera de introducci√≥n de la teor√≠a del Inconciente Colectivo. Para ello he escogido el libro ‚ÄúArquetipos e Inconsciente Colectivo‚ÄĚ, publicado por primera vez entre 1933 y 1934.

CARL GUSTAV JUNG  ((1875 -1961)

 

View more PowerPoint from karyneri




Comenzar este texto resulta tan dif√≠cil como lo fue sobrepasar el primer cap√≠tulo de la obra, por lo que me gustar√≠a, para empezar, que se detuviera a reflexionar sobre el t√©rmino Inconsciente Colectivo. ¬ŅQu√© cosas evoca?

Ahora, pido que dé forma al término arquetipo. Resulta más difícil dar forma a esta palabra, pero más difícil es dar forma al Inconsciente Colectivo sin saber antes que es un arquetipo.

 





Seg√ļn el diccionario, un arquetipo es el modelo original de una obra material o intelectual.

En otras palabras, un arquetipo es aquello de lo que devienen cosas nuevas y m√°s complejas. Por lo que hablamos de un elemento que propicia el inicio de un todo. Un elemento arcaico que predispone, en este caso, las formas de ser y actuar de una u otra manera.

Agreguémosle ahora un carácter universal e innato, con la capacidad de estar presente en el mundo anímico de todos los hombres sin importar la infinidad de elementos que los distinguen unos a otros y podemos afirmar que se encuentra en la psique del ser humano más tiempo del que podríamos imaginar, sentando las bases del comportamiento humano sin importar época, región o idioma.

En resumidas cuentas el arquetipo es un a priori de la psique que rige la vida de la humanidad.

¬ŅDe qu√© manera sabemos que existen los arquetipos? No espere encontrar una imagen que ilustre un arquetipo, porque no deja de ser un elemento subjetivo.

A pesar de ello existen pruebas sobre su existencia a las que Jung denominó representaciones arquetípicas.

Estas representaciones el ser humano las creo en un punto de la historia quizá por su interés de dar significado a una parte de él que no podía describir tan fácilmente.

En principio, al ser mencionadas y estudiadas muy aparte de la teoría del Inconsciente Colectivo nos parecerán, más bien, representaciones de fenómenos exteriores a él, pero no es así.





Las representaciones arquet√≠picas colectivas son expresiones conscientes de los arquetipos, transmitidos persona a persona, generaci√≥n tras generaci√≥n, a lo largo del tiempo de forma mediata que cobran significado seg√ļn el contexto en el que surgen.

Cuando estas expresiones se dan, por el contrario, de forma inmediata, estamos hablando de representaciones arquetípicas individuales que cobran sentido en relación con la forma de ser y concebir la vida de cada individuo.

Ejemplo de las primeras es el mito.

Recordando la descripci√≥n que se me ha dado desde peque√Īa de este termino, el mito es el medio por el cual el ser humano intenta explicar los sucesos de su vida diaria.

De esta manera surgen y dioses y motivos en un acontecimiento tan ordinario como la puesta del sol y el inicio de la noche, por una parte para explicar el fenómeno, por otro lado para llenar el vacío existencial de la humanidad.

Su uso y trascendencia en cuanto a la explicación de fenómenos converge en el surgimiento de las ciencias, pero en esencia el mito es y siempre será una representación del alma.

En cambio una representaci√≥n arquet√≠pica individual es expresada, por ejemplo, mediante el sue√Īo, donde se revela informaci√≥n que cobra sentido seg√ļn el individuo.

Ambos tipos de representaciones cobran un simbolismo, ya sea en la vida de las personas como en una sociedad entera, brindando cierta tranquilidad al ser humano.

Ahora que sabemos qué es un arquetipo y de qué manera se manifiesta, podemos reemprender el camino para pronto llegar a la parte donde descubriremos qué es el Inconciente Colectivo.

Mientras tanto nos queda hablar de dos arquetipos distintos que encierra nuestra mente en el Inconsciente Colectivo y que han participado en la construcción de las sociedades del mundo y la historia sin que nos hayamos percatado antes de su existencia.





Representa el camino hacia un estado superior del ser y de la humanidad, partiendo del empobrecimiento de simbolismos dados a las representaciones arquetípicas tanto colectivas como individuales

Hablar del empobrecimiento del simbolismo de arquetipos colectivos es hablar de la pérdida de la creencia en lo subjetivo, en los dogmas. De caer en una oscuridad que nos obliga a buscar más allá para encontrar aquello que calme la intranquilidad del corazón y de la mente. Del abandono de la espiritualidad por eso que hoy llamamos intelecto, el cual nos brinda la herramientas necesarias para trascender, y nos hace sentir fuertes y superiores a todo lo que no rodea por poseer el conocimiento de lo que somos.

Superar la revelaci√≥n del arquetipo de la sombra implica descubrir, para bien o para mal, que m√°s que seres √ļnicos, con capacidades suficientes para controlar de cierta forma nuestro entorno y con una conciencia del mundo y de nosotros, somos en realidad seres inconscientes incapaces de asimilar f√°cilmente las verdades que nos ayudar√°n a encontrarnos. Modificados por nuestro entorno, encandilados por im√°genes que nos dan respuestas adornadas.

Quien logra superar este arquetipo deja de ignorar su sentido en el mundo, su verdadero yo. Se encuentra a √©l mismo sin m√°scaras, y esto resulta gratificante, pues es as√≠ como descubre sus l√≠mites y alcances convirti√©ndose en due√Īo de su propio destino.

Para Jung la superación de este arquetipo implica la pérdida de la bella espiritualidad y el alzamiento de una aburrida sabihondez.





El psicoanálisis tiende a la desvalorización de la figura femenina, por lo que esta obra no es la excepción.

En un principio dan ganas de ponerte agresiva con el indefenso libro, pero conserva la calma pronto te ser√°n reveladas las verdaderas intenciones de las palabras de Jung. Me pas√≥ eso y ech√© a re√≠r cuando, ya m√°s relajada y sin sentimientos hostiles hacia el libro, retome mi lectura y me top√© de nuevo con sus palabras, que empezaron a sonar menos agresivas: ‚Äúel alma (√°nima) con astucia y juegos enga√Īosos arrastra a la vida la inercia de la materia que no quiere vivir[1]‚ÄĚ, y vinieron a mi cabeza im√°genes, recuerdos, an√©cdotas que me hicieron pensar que este era uno de esos casos donde cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

Para que nos entendamos, el arquetipo del ánima engloba términos como alma, o hálito, adjudicadas todas ellas a la figura femenina, y representan el a priori de los estados de ánimo, reacciones, impulsos, y de todo lo espontáneo en la vida psíquica.

El √°nima es magia, tab√ļ. Es ‚Äďtomen nota por favor- : la serpiente en el para√≠so del hombre inofensivo, lleno de buenos prop√≥sitos e intenciones[2] (¬°!). Es la Eva que arroj√≥ a Ad√°n a la tierra, donde se enred√≥ quedando condenado a vivir la vida.

Adem√°s representa una sabidur√≠a oculta entre dos opuestos. Es el bien y el mal, actuando al mismo tiempo ocultando sus verdaderas intenciones. Las cuales deber√°n ser descubiertas por el hombre para entender el sentido de la vida misma. Y es por esto que el √°nima en su juego pierde valor, y de la misma manera lo pierde el sentido de la vida, porque ning√ļn hombre tiene la capacidad para interpretara y ella no tiene la capacidad de interpretarse a s√≠ misma.

√Čsta sabidur√≠a oculta impresiona de tal forma al hombre que le es imposible desprenderse de ella, por lo que siempre intentar√° interpretarla, lo que resulta, en esta teor√≠a, un s√≠ntoma patol√≥gico que deber√° ser superado para poder ser hombre. Separarse de su madre, eliminar toda dependencia a la figura femenina es el camino hacia una estabilidad emocional.

En el caso de los artistas si nunca se logra este desapego pasa desapercibido, pues hablamos de una cuestión distinta, Lo mismo pasa con los homosexuales, quienes no dependen de la figura del ánima, sino que se identifican con ella.

Algunas representaciones de este arquetipo son la Virgen María, el hálito de vida que sopla Dios en Adán y aquellos seres mitológicos que significan vida y hermafrodismo, por representar opuestos unidos(bien y mal en la mujer).





¬ŅEntonces qu√© es El Inconsciente Colectivo? Quiz√° ya se tenga una idea m√°s clara de lo que engloba este t√©rmino. A√ļn as√≠ me gustar√≠a retomar la concepci√≥n de Freud sobre lo que √©l llam√≥ El aparato Ps√≠quico para que se entienda mejor.

Freud concebía la mente como un aparato donde se desarrollaban tres tipos distintos de procesos, los conscientes, inconscientes y preconscientes.

El primero se refiere a aquel proceso que nos ayuda a llevar el día a día reconociéndonos en un tiempo y espacio determinados.

El segundo no se explica mejor que como aquel lugar cuya misión es conservar información poco deseada, borrada del campo de la conciencia, que ejerce una gran influencia en nuestros actos.

Se supone que la informaci√≥n que queda en el inconsciente dif√≠cilmente pasa al consciente para actuar de forma directa en nuestra vida, Pero como nada es definitivo Freud nos habla de dos tipos distintos de inconsciente: el latente y el reprimido, o lo propiamente inconsciente. √Čste resulta casi imposible llevar a conciencia. En cambio, el inconsciente latente es aquel que tiene mayor influencia, el que nos lleva a caer en actos fallidos,[3] y por lo tanto, el que es capaz de conciencia.

Entonces, se entiende que no todo lo que queda en el inconsciente es incapaz de ser llevado a la consciencia ni viceversa, es por ello que Freud designa al preconsciente la funci√≥n de filtro, cuyo cometido es decidir c√≥mo y cu√°ndo la informaci√≥n circula a trav√©s de estos dos planos ‚Äďel consciente e inconsciente-.

Analizando esta información podemos decir que la información contenida en el inconsciente de Freud es, como dice Jung, de naturaleza exclusivamente personal, pues se constituye de elementos recolectados a lo largo de la vida de cada ser.

Centrándonos en la teoría de Jung él reconoce dos tipos de inconsciente: el personal, y el colectivo dentro de lo que él llamó La Psique, análogo al Aparato Psíquico de Freud.

El primero es un estrato en cierta medida superficial del inconsciente que descansa sobre un estrato inferior, que no se origina en la experiencia y adquisici√≥n personal, sino que es innato y de car√°cter universal, pues es: ‚Äúid√©ntico a s√≠ mismo en todos los hombres y constituye un fundamento an√≠mico de naturaleza suprapersonal existente en todos los hombres‚ÄĚ[4]

Mientras que el inconsciente personal se constituye de los complejos de carga afectiva[5], el inconsciente colectivo se constituye de arquetipos.

Resumiendo. El Inconciente Colectivo es el primer lugar que se desarrollo en la mente, con información cuyo origen desconocemos, pero que funge como creador de




Jung, al igual que Freud centra su estudio en un aspecto subjetiv√≠simo de la mente, y, aunque retome su teor√≠a le da un giro inesperado a √©sta integrando las partes de la mente en una unidad inconsciente ‚Äď consciente, no como partes separadas una de la otra. Y es que vista en unidad es m√°s poderosa, con alcances m√°s lejanos,

Como hemos visto en este texto, la mente en una unidad tiene alcances generacionales de informaci√≥n que estructura la vida del ser humano desde hace tantos a√Īos y que guardan a√ļn un secreto que debe ser revelado: el sentido de la vida misma

Cabe destacar que el inconciente colectivo a pare de ser visto como una simple teor√≠a, debe ser vista como un campo de estudio ampl√≠simo, pues a√ļn quedan muchos mitos y leyendas que tendr√°n que ser traducida a arquetipos universales que eleven nuestro esp√≠ritu a un plano ut√≥pico y a√ļn no conocido. Una revelaci√≥n tan gratificante como nadie tiene idea.

Fuente: ClubEnsayos.com

Carl Gustav Jung y su teoría de la personalidad

Carl Gustav Jung - Lo inconsciente

BIBLIOGRAF√ćA

‚Üź JUNG C. G. ARQUETIPOS E INCONSCIENTE COLECTIVO. Ed. Paid√≥s Psicolog√≠a Profunda, Espa√Īa, 2004

‚Üź NUEVO DICCIONARIO LAROUSSE MANUAL ILUSTRADO. M√©xico, 1984.

‚Üź VEGA G. L. y MOYA S. J. HISTORIA DE LA PSICOLOG√ćA II. Ed. Siglo XXI, pp., 65-132. Espa√Īa, 1993.

-----------------------

[1] C. G. Jung, Arquetipos e inconsciente colectivo, P√°g. 38

[2] C. G. Jung, Arquetipos e inconsciente colectivo, P√°g. 39

[3] Aquellos que nos llevan a crear miedos irrazonables (fobias), o ser intolerantes ante ciertos estímulos del exterior (o histerias), entre otras cosas. Para entender mejor esto recurrir a las teorías de Freud.

[4] C. G. Jung, Arquetipos e inconsciente colectivo, P√°g. 10

[5] Retoma el concepto de la teoría psicosexual de Freud, donde nos habla de deseos reprimidos traducidos en una tendencia involuntaria e inconsciente que nos hace creer y sentir cosas afectando así nuestra conducta. El complejo de Edipo y complejo de castración son ejemplos.

(imagen)
(imagen)

(imagen) (imagen) (imagen) (imagen) (imagen) (imagen) (imagen) (imagen) (imagen) (imagen) (imagen)
(imagen)

Loading...