ahorro

Alguien más en quién confiar: El Reloj.

Fuente: Jagdflieger's Blog.
12 del 8 de 2012



El día no prometía grandes novedades, más que un cielo gris a punto de explotar.
Todo fue distinto al recibir la invitación por un mensaje de Alejandro Graf, tecladista y reciente incorporación de la banda, quien horas más tarde me llevaría al punto de reunión en Ramos Mejía. En el viaje conocí a Gustavo Cipriano, el vocalista que soltaba frases graciosas todo el tiempo y con el cual dimos reconocimientos mutuos a Deep Purple. Una vez en el lugar, en la sala de ensayos "Acha", se encontraba Juan Espósito afinando los bombos de la batería (es uno de los miembros fundadores y hasta grabó un disco con Pappo), con el cual estrechamos las manos con firmeza. También se encontraban el guitarrista Osvaldo Zabala, guitarrista de la primera hora, seteando su pedalera junto a su hijo (baterista de Jeriko); y Oscar Pérez Lozano haciendo slapping en el bajo, los cuales también me dieron la bienvenida al verme llegar.



Cuando todos los instrumentos estuvieron afinados y sus ejecutores listos, Juan marcó con los palillos el inicio de un estallido (literalmente). Esta es la mejor descripción que puedo dar de lo que viví dentro de esa sala, ya que la formación de El Reloj tiene como costumbre seguir a rajatabla el significado de su nombre: todo suena íntegro y sin desfasajes. Como un puño gigante que te golpea en la cara, esa misma sensación me dejó el sonar del doble bombo de "Locomotora" Espósito, los marcados punteos que Zabala hizo sonar, la energía que transmitió Pérez Lozano con el Double Thumb, las melodías épicas de Graf y los agudos gritos que salieron de la garganta de Cipriano.
Fue una detonación que me invitó a headbanguear todo el tiempo, con unos riffs poderosísimos y mucha actitud. Cerrando el ensayo, dos covers increíbles aparecieron: "Pictures of Home" y "Highway Star", ambos de Deep Purple.

Finalmente, el cielo se rompió en lluvia, pero un gran recuerdo de la fraternidad característica del ambiente metalero quedó guardado. Además volví a casa con la satisfacción de haber tenido el privilegio de escuchar una parte importantísima de la historia del Hard Rock/Metal, que dió influencia a muchas bandas de mi país.
Recomiendo El Reloj a todas las personas que conozco, y también vuelvo a agradecer por este medio la calidez con la que fui recibido, con el extra de poder asistir nuevamente cuando quiera.




El Reloj fue fundado en 1971 en el Oeste del Gran Buenos Aires. Su formación original estaba integrada por Luis Valenti (teclados y voz), Willy Gardi (guitarra), Osvaldo Zabala (guitarra), Juan Espósito (batería) y Eduardo Freza (bajo y voz). En 1973 grabaron su primer simple con los temas "El mandato" y "Vuelve el día a reinar", del cual se vendieron 30.000 unidades. En 1974, la banda grabó el segundo simple con los temas "Alguien más en quien confiar" y "Blues del atardecer", llegando a vender más de 100.000 copias.
El primer LP “El Reloj” se grabó en 1975. En 1976 se editó “Al borde del Abismo”, un disco que representa fielmente el rock sinfónico de los años ‘70. El momento de mayor popularidad se registró para los dos shows en el estadio Luna Park y las posteriores giras que se extendieron por el interior del país. En el año 1978, saturados por el arduo trabajo, el grupo decidió separarse para continuar con proyectos individuales.

(imagen) En 1983, Willy Gardi decidió rearmar El Reloj con otra formación (que incluía a Daniel Telis en guitarra) para editar un nuevo trabajo, "La esencia es la misma". En 1989, Luis Valenti y Juan Espósito rearman El Reloj con la formación que incluyó a Alberto Ceriotti (bajo) y Claudio “El Tano” Marciello (guitarra). En 1994, la formación original se reúne para grabar “Santos y Verdugos”. Willy Gardi murió en un accidente automovilístico en 1996. Luis Valenti, Juan Espósito y Osvaldo Zabala decidieron continuar con la banda y junto a “El Polaco” Rodolfo Riedel (bajo) y Jorge “Vikingo" Martínez (voz) editan un nuevo disco en 1998: "Hombre de hoy". En junio del 2002 registran un nuevo trabajo discográfico: "Mercado de almas", con Gustavo Cipriano en la voz. En agosto de 2004, tras la muerte de Luis Valenti, la banda entra en un largo receso. En 2006, con Espósito, Zabala y Cipriano, El Reloj regresa a los escenarios de Capital y Gran Buenos Aires realizando numerosas presentaciones.
(imagen)
(imagen)

Loading...