ahorro

HOMOSEXUALIDAD EN LA INGLATERRA GEORGIANA. La subcultura gay inglesa en tiempos del racionalismo.

Fuente: Los Minimos y Máximos.
19 del 3 de 2012


(imagen)
, (maullido o maullador), es decir, como gato en celo. Cuando un hombre se levantaba a otro hombre con el propósito de tener relaciones sexuales, se le llamaba “ (levantar el comercio). Ponerse de acuerdo para tener relaciones sexuales era “” (hacer un negocio), tener un momento corto de placer como un beso y una masturbación se le llamó (morder a un golpe). Para tener relaciones sexuales con penetración fue llamado “ (endosar). En los tribunales de justicia, los hombres homosexuales eran llamados “sodomitas”. Pero fuera de este discurso jurídico, la gente común los llamaban "endosantes" o Mollies. â€œMolly” viene de una palabra latina que significa suave, pero ese no era el único sentido en el contexto del siglo XVIII. “Molly” era el término común para una prostituta, derivada del hecho de que muchas prostitutas son niñas que emigraron de Irlanda (en realidad muchas de las cuales fueron nombradas Molly). Los hombres homosexuales fueron considerados como los “hombres  putas”, por lo tanto, fueron llamados Mollies.
El siglo XVIII, en la clase burguesa, ve aparecer una nueva figura del homosexual, el libertino elegante y afeminado, muy educado y caballeroso, con cierto aire francés, pero este homosexual de la clase alta escondía su verdadero sentimiento homoerótico, todo el mundo lo sabía, pero nadie lo hablaba, incluso pasaban por hombres demasiados refinados y afrancesados, que por lo general viajaban a cada momento al sur de Italia y de Francia para hacer su vida más adecuadas a sus deseos homosexuales.

También podemos decir que no todos los ingleses eran homofobicos, en la clase alta existieron hombres y mujeres que estaban fascinados con el Arte Griego Clásico y su representación de la sexualidad donde había mucho arte homoerótico. Uno de esos hombres fue Sir Walter Hamilton que hacia exhibiciones de arte grecolatino donde no faltaban cuadros, esculturas y escritos donde se hablara del amor y el deseo homoerótico. En estas reuniones y exhibiciones abundaban los hombres de la alta sociedad gays que se disimulaban con sus acompañantes femeninas u esposas.

n Inglaterra gradualmente, como en todo el mundo,  la sodomía fue percibida más como un “gusto” que como un “vicio”, aunque siguió siendo objeto de múltiples bromas y burlas, y constituye aún como una amenaza para la célula familiar fomentada por la nueva moral burguesa. No se puede negar que hubieron muchas ejecuciones por el delito de la “sodomía” pero poco a poco se fue abriendo las mentes de los hombres y la homosexualidad aunque todavía vista como un delito, se le aplicaron penas más leves, y ya para 1750 ya no se realizaban ejecuciones a diestra y siniestra. La sexualidad homoerótica empezó a ganar terreno cuando Voltaire en su artículo sobre el amor socrático de su diccionario filosófico de 1764, encuentra excusas para la pederastia, pero afirma sin embargo que es “una ley que aniquilaría al género humano si era aplicada al pie de la letra”.


Yubero, Florian, La represión sexual y la iglesia.

Por Félix Esteves
(imagen)
(imagen)

Loading...