ahorro

Entrevista para la revista SUPER FOTO

Fuente: Fotografo.
10 del 12 de 2012

Este mes de Diciembre de 2012, la revista SUPER FOTO publica una amplia entrevista sobre nosotros. A continuación os dejo el texto íntegro y las imágenes de la publicación:

 

En 1995, yo ten√≠a 15 a√Īos y mis padres me apuntaron a un curso intensivo de verano sobre fotograf√≠a en blanco y negro. Fue una gran experiencia que despert√≥ mi inter√©s por el mundo de la fotograf√≠a y donde aprend√≠ la t√©cnica b√°sica y el revelado.

Un poco m√°s tarde descubr√≠ que en mi calle viv√≠a un fot√≥grafo jubilado que ten√≠a un laboratorio en su casa y que apenas lo utilizaba. Un d√≠a decid√≠ hacerle una visita y √©ste accedi√≥ a ense√Īarme el lugar. Al ver mi entusiasmo, me ofreci√≥ la oportunidad de utilizar su laboratorio con toda libertad y as√≠ lo hice durante un a√Īo. Poco despu√©s, ya que pasaba muchas horas all√≠ y poco tiempo en casa, decid√≠ montar mi propio laboratorio. Al principio era un hobby, pero poco a poco se fue convirtiendo en una pasi√≥n que acab√≥ ocupando todo mi tiempo libre.

Tras terminar mis estudios de bachillerato en el ‚Äė98, decid√≠ estudiar fotograf√≠a con la intenci√≥n de dedicarme profesionalmente. Realic√© mis estudios de t√©cnico superior en imagen y, por los convenios que ten√≠a la escuela con profesionales, se me ofreci√≥ la oportunidad de realizar pr√°cticas en el estudio de fotograf√≠a de Rafael Vargas. Y as√≠ empez√≥ todo.

 

(imagen)
(imagen)

 

Al principio era apasionante trabajar con alguien que aparecía en los libros de historia de la fotografía que yo mismo había estudiado en la escuela. Era como estar trabajando con un gran maestro y eso sin duda era una gran motivación para mí.

Pero poco a poco, conforme fui aprendiendo, me di cuenta de que toda esa magia que yo veía en la fotografía no era más que el producto del esfuerzo diario, el trabajo y la dedicación. No era tanto una cuestión de genialidad, sino de esfuerzo. Eso me hizo pensar en que yo también podía lograr tener mi propio estudio si persistía y seguía aprendiendo.

Al cabo de 7 a√Īos de duro trabajo, consider√© que ya era capaz de desarrollar cualquier proyecto fotogr√°fico y que era el momento de empezar a volar en solitario.

 

Bueno, creo que hay momentos para todo. Me gusta mucho fotografiar en soledad, estando a merced de los elementos, esperando el rayo de luz adecuado. Pero también me gusta romper la rutina y trabajar en equipo con otros artistas y profesionales, compartiendo experiencias y aprendiendo los unos de los otros.

Muchos fot√≥grafos creen que especializarse en un √ļnico tema es una forma de llegar a la perfecci√≥n. Yo creo que depende de la personalidad de cada uno. A m√≠, la rutina y la monoton√≠a me adormecen. Por eso me gusta estar cambiando constantemente. Cada d√≠a, cada proyecto, es un nuevo reto y eso es lo que m√°s me motiva.

 

(imagen)
(imagen)

 

En el momento de crisis que estamos viviendo, es imprescindible diferenciarse de los dem√°s. Algunos han optado por hacerlo de la manera f√°cil, que es bajando los precios. Pero creo que eso es un gran error, ya que si bajamos los precios al final acabaremos bajando la calidad y entraremos en una espiral que no har√° m√°s que degradarnos profesionalmente.

Siendo consciente de ello, he optado por hacer lo contrario. Subir los precios y por tanto, la calidad. Cuando uno se esfuerza en hacer las cosas lo mejor posible, se motiva mucho más, se siente más orgulloso de su trabajo y al final eso tiene recompensas. Creo que es algo importante en lo que todos deberíamos reflexionar. Es importante investigar, seguir formándonos como fotógrafos durante toda nuestra carrera, para poder ofrecer nuevos puntos de vista y trabajos interesantes. Estancarse no es una opción, hay que estar en constante crecimiento. Esto requiere mucho esfuerzo, pero creo que merece la pena.

 

Es conveniente estudiar toda la informaci√≥n que tengamos sobre el edificio e interiorizarla para que luego, cuando nos enfrentemos a √©l, no caigamos en clich√©s repetitivos. Realizar reuniones y visitas con los arquitectos o dise√Īadores nos aporta mucha informaci√≥n sobre las pretensiones de la obra.

Para hacer un reportaje extenso, se pueden hacer varias visitas, con diferentes tipos de luz, en diferentes √©pocas del a√Īo, desde todos los √°ngulos posibles, incluso desde un helic√≥ptero si fuera necesario. Todo ello con tal de encontrar fotograf√≠as sorprendentes que aporten un nuevo valor al edificio. En la post-producci√≥n, tambi√©n se puede buscar una est√©tica concreta que potencie las caracter√≠sticas del edificio y que a su vez le aporte cierto car√°cter. Cada edificio tiene su personalidad y hay que saber encontrar el planteamiento que mejor se adapte a cada uno, utilizando todos los recursos que tengamos a nuestra disposici√≥n.

 

El viaje a Vietnam fue un viaje personal. Estuve cruzando el pa√≠s de norte a sur, desde Ha Noi hasta Phu Quoc. Fue un viaje inolvidable. Dispar√© m√°s de 5000 fotograf√≠as. No mir√© en ning√ļn momento a trav√©s de la c√°mara. Me dediqu√© todo el viaje a disparar mi c√°mara desde la cintura con un cable disparador. Fue un experimento interesante y creo que obtuve buenas instant√°neas. Cuando uno es capaz de pasar desapercibido (algo muy dif√≠cil de conseguir en Vietnam) puede captar momentos de gran espontaneidad. Probablemente ese sea el reto de la fotograf√≠a callejera de viajes. En Can Tho segu√≠ aplicando esta t√©cnica y sin duda las fotograf√≠as resultaron muy naturales, nadie mira a la c√°mara, los individuos se desenvuelven frente a nosotros con toda naturalidad. Esta t√©cnica es muy intuitiva, al principio es dif√≠cil de controlar ya que hay mucho de azar en ella, pero con pr√°ctica uno empieza a ver resultados sorprendentes y eso siempre es apasionante.

 

Las grandes marcas normalmente trabajan con agencias de publicidad. Las agencias de publicidad se dedican a estudiar el mercado y trazar estrategias para lograr que las campa√Īas tengan √©xito. Parte de su trabajo consiste en definir un contenido y una forma est√©tica. Despu√©s, los creativos de las agencias buscan a fot√≥grafos que coincidan con el estilo que ellos han definido previamente.

Por supuesto, como fotógrafo siempre tienes mucho que decir en lo que corresponde a tu parte del trabajo, pero siempre estás sujeto a un guión o boceto definido de antemano por la agencia.

Como en todo, puede haber excepciones, pero en el caso de las grandes marcas no es lo habitual, ya que éstas prefieren confiar en equipos de profesionales especializados que garanticen una correcta estrategia de mercado. Sólo los fotógrafos de gran reputación que ya son muy conocidos por las marcas, pueden trabajar con plena libertad, pero son pocos los privilegiados.

 

(imagen)
(imagen)

 

Como decía, todo está previamente acordado con el cliente y se dejan muy pocas cosas al azar. Antes de las sesiones fotográficas se realizan castings con diferentes modelos y se eligen las que mejor se ajustan al proyecto que queremos realizar.

Evidentemente, la modelo no es un maniqu√≠ y puede aportar mucho en su parcela de trabajo, ofreci√©ndonos posturas, actitudes y movimientos que no est√©n planificados de antemano. De hecho, eso es lo que todos esperamos de las modelos, que tengan car√°cter y cosas nuevas que ofrecer, ya que su espontaneidad es la √ļnica parte art√≠stica que no podemos predefinir.

 

A lo largo de mi carrera he trabajado con todo tipo de c√°maras, sobre todo durante la √©poca anal√≥gica. Trabaj√© con Canon de 35mm, con Hasselblad de 6×6, e incluso con Linhof de 9×12. Cuanto m√°s grande era la c√°mara m√°s grande era el negativo. Pero ahora con la era digital todo ha cambiado, ahora todo se basa en megap√≠xeles. Existen c√°maras diminutas que tienen una resoluci√≥n incre√≠ble. Pero a pesar de ello, creo que lo m√°s importante son los objetivos. La calidad √≥ptica de los objetivos es lo que marca la calidad y definici√≥n final de la imagen. A partir de 21 megap√≠xeles casi todas las c√°maras son buenas, pero una buena c√°mara con un mal objetivo no sirve para nada. Por mi propia experiencia he optado por trabajar con objetivos fijos Canon de la serie L, ya que la versatilidad que me ofrece una c√°mara de 35mm es perfecta para mi forma de trabajar y la calidad de sus lentes es excelente. Eso no quiere decir, que otros fot√≥grafos no se puedan sentir c√≥modos con otros equipos. Es algo muy personal, ya que cada cual tiene su estilo y sus gustos.

 

Me gustaría decir que el estado actual es bueno.  Pero me temo que no es así. Lamentablemente esta crisis económica está haciendo mella en todos los sectores. Y por supuesto, también en el fotográfico. Sobre todo en el ámbito artístico, en el que los fotógrafos dependemos de subvenciones del estado, se está perdiendo mucho del terreno ganado.

En la fotograf√≠a comercial, la sensaci√≥n tambi√©n es de retroceso, en los √ļltimos 5 a√Īos parece que cada vez se invierte menos en publicidad, las empresas cierran y el trabajo no abunda. La situaci√≥n es muy complicada. Eso no quiere decir que no haya salida, sino que hay que cambiar el chip, tenemos que reinventarnos y eso nos va a llevar un tiempo.

 

Creo que la perseverancia es clave. También la formación. Hay que estar nutriéndose constantemente, leyendo, visitando exposiciones, explorando en Internet, para ir ampliando nuestra cultura visual. No es un camino fácil, es una carrera larga en la que la información se va asimilando poco a poco. Cuando uno se esfuerza al máximo e invierte todo su tiempo y dinero en una misma materia, al final, creo, que los resultados acaban llegando.

 

(imagen)
(imagen)

 

[Entrevista realizada por Isabel Gonz√°lez para la revista SUPER FOTO, Diciembre de 2012.]

 


Loading...