ahorro

Mochuelos en alta velocidad

Fuente: Naturaleza Forestal.
20 del 6 de 2012


Hola compa√Īeros.

Despu√©s de alg√ļn tiempo sin publicar nada aqu√≠ os traigo unas im√°genes de mochuelo en alta velocidad y una especie de making chapucero de c√≥mo se hicieron las im√°genes.

(imagen)

Tenía pensado hacer una foto de todo el montaje y una panorámica del lugar pero las prisas por no molestar a los pollos y a los padres fueron la tónica en todas y cada una de las sesiones.

Las im√°genes fueron tomadas en tres sesiones diferentes en las que poco a poco y con los consejos de algunos compa√Īeros se fue mejorando la iluminaci√≥n y la fotograf√≠a general dejando la √ļltima sesi√≥n como la definitiva en la que pretend√≠a sacar la foto deseada, cosa que no fue as√≠, aunque solo falt√≥ un poco de suerte. 

Trabajo previo.

El trabajo se realiz√≥ en una vieja construcci√≥n abandonada de las que abundan por las campi√Īas y secanos manchegos.
Hac√≠a un a√Īo que localic√© a una pareja asentada en la vieja casona y este a√Īo prob√© suerte por si segu√≠an all√≠. Siempre los observaba desde la carretera pero esta vez me acercar√≠a un poco m√°s. Quer√≠a saber en cu√°l de esos agujeros de la vieja casa pondr√≠an la puesta. Un hueco en la pared medio derruida parec√≠a ser el lugar id√≥neo para que la pareja diera vida a sus cong√©neres.

Localizado el nido solo esperaba saber si este a√Īo la pareja criar√≠a, cosa que tard√© poco en averiguar porque en mi siguiente visita un huevo ya estaba dentro del cubil. La mitad del trabajo ya estaba hecho, as√≠ es que al d√≠a siguiente coloqu√© una caja negra y cuadrada de helado en el lugar donde ir√≠a mi c√°mara y unos palos a modo de tr√≠podes donde ir√≠an los flash. Esto me sirvi√≥ para que el ave no desconfiase del montaje el d√≠a que le hiciese la primera sesi√≥n y se acostumbrara a salir del nido y ver todo el tinglado sabiendo que no correr√≠a peligro.

La incubación de los huevos dura aproximadamente 25 días así es que en ese tiempo decidí no acercarme por el lugar ya que estas aves pueden dejar de incubar si se les molesta. Tocaba tirar de paciencia y esperar.

Empieza lo bueno.

Un mes más tarde me puse manos a la obra y después de comprobar que la pareja había alumbrado a tres preciosos pollos que lucían su blanco plumón, decidí que era el momento de intentar fotografiar las entradas de los padres al nido con la técnica de alta velocidad.

Las sesiones empezaban a las nueve de la noche cuando ya la tarde empezaba a desvanecerse. Sobre las nueve y medía todo quedaba montado y me salía a la carretera donde dentro del coche esperaba los destellos de los flash. A las once de la noche y después de unas cinco o seis entradas de media, recogía el tinglado intentando molestar lo menos posible.

Los nervios de la primera noche cuando te ves solo dentro del coche, sin saber que pasará, esperando inquieto a que todo salga bien… es una experiencia que todo el mundo tendría que vivir. Cuando el primer destello de flash casi te cierra las pupilas y ves la silueta recortada del mochuelo en la luz, el subidón de adrenalina es increíble.

Material usado.

C√°mara Nikon D300s
Objetivo angular TOKINA 12-24 mm.
Tres flash. Dos Nikon sb 25 y un Nikon sb 26.
Disparadores para los flash Yongnuo RF 603
Barrera IR Eltima.
Cables, trípodes, pinzas y demás soportes.

Esquema de trabajo.

La cámara con el angular, un flash frontal para el ave y la pared, otro cenital para alumbrar al ave por arriba y uno trasero para iluminar la pared y la espalda del mochuelo. La barrera secolocó de arriba a abajo usando el soporte para el flash cenital como soporte para el espejo reflector. El esquema es el siguiente.

(imagen)


Primera sesión.

La primera sesión, como es lógico, fue la más desastrosa de todas. La luz no estaba bien medida y el flash de contra que además iluminaba la pared del fondo, se calló al suelo y no hizo su trabajo.
La c√°mara estaba demasiado desplazada a la izquierda y  con el efecto angular daba la sensaci√≥n de que la imagen estaba tomada casi detr√°s del ave.



Aun así conseguí varias tomas que no me disgustaron del todo y que me sirvieron para mejorar en las siguientes sesiones.


Segunda sesión.

Esta vez la iluminación no falló y la cámara se pegó algo más a la pared con el objetivo de dar menos protagonismo a la misma y mas al ave. Lo que sí que falló fue el protagonista que en esta segunda sesión hizo las entradas al nido por el lado equivocado, de frente a la cámara. Al estar más confiado entraba directamente al nido sin posarse en el posadero que había justo en frente de este.




Tercera sesión.

Como en el segundo intento el mochuelo me la hab√≠a jugado y hab√≠a entrado por el lugar equivocado, le coloqu√© una red para obligarlo a entrar en perpendicular a la c√°mara y as√≠ ocurri√≥. En esta √ļltima sesi√≥n las luces estaban ya m√°s que medidas y con la red el mochuelo ten√≠a que entrar por el lugar correcto, as√≠ es que mis esperanzas estaban puestas en captar una entrada en la que el ave llevara una buena ceba en el pico. No ocurri√≥ as√≠ y aunque se hicieron varias fotos con cebas peque√Īas, la foto que yo ten√≠a en mente y que se parece mucho a la primera de este art√≠culo, no est√° ‚Äúredonda‚ÄĚ. ¬ŅQuedar√≠a mejor con un rat√≥n entre las garras verdad?




Bueno no se puede pedir más a esta pareja la verdad. Se portaron de lujo y es una maravilla poder haberles hecho estas sesiones y robarles un pedacito de noche, la noche en la que ellos son los protagonistas en su viejo caserón abandonado.

Espero que os gusten.

Click en las im√°genes para verlas a 1200 px




Loading...