ahorro

La ouija

Fuente: Opiniones Incorrectas.
11 del 4 de 2013

(imagen)

La ouija es un tablero con n√ļmeros y letras con el que supuestamente se puede contactar con los difuntos con la ayuda de un vaso bocabajo. Los participantes en la sesi√≥n de espiritismo han de colocar el dedo √≠ndice en la vase del tablero, mientras que el vaso se sit√ļa en el centro, para as√≠ contactar con personas y animales fallecidos y hasta con los extraterrestres.

La primera vez que escuch√© hablar de la ouija fue en el colegio. Durante los cuatro primeros a√Īos de la EGB, debido al horario laboral de mis padres me ten√≠a que quedar a las 7.15 de la ma√Īana en madrugadores, donde me juntaba con otros ni√Īos. En su mayor√≠a, eran hijos de compa√Īeras de trabajo de mi madre. Como entraban pronto a trabajar y mi cole era el √ļnico que dispon√≠a en aquella √©poca de servicios de guarder√≠a, comedor, extraescolares, era la √ļnica opci√≥n donde los padres que laboraban durante muchas horas tuvieran d√≥nde dejar a sus v√°stagos. Por las ma√Īanas, jug√°bamos y habl√°bamos acerca de toda la informaci√≥n que llegaba a nuestras personitas. Un d√≠a, alguien sac√≥ el tema de la ouija y se puso a explicarnos que si preguntabas "esp√≠ritu, esp√≠ritu, ¬Ņeres burl√≥n?", √©ste te respond√≠a s√≠ √≥ no.

Cry y yo, al volver del colegio, cogimos un vaso y lo colocamos bocabajo sobre un bote de pintura en el garaje. Cuando le est√°bamos preguntando al esp√≠ritu acerca de sus intenciones, irrumpi√≥ en escena Mam√°, muy enfadada, prohibi√©ndonos inmediatamente volver a realizar esa patochada. Ah√≠, a mis aproximadamente 8 a√Īos, termin√≥ mi corta carrera como medium.

Como desde muy peque√Īa comprend√≠ que era atea, todo √©so de esp√≠ritus, fantasmas y apariciones me pareci√≥ una soberana tonter√≠a y durante muchos a√Īos no le prest√© m√°s atenci√≥n al tema.

Sin embargo, a lo largo de mi vida escuch√© distintos testimonios sobre personas que aseguraban haber tenido un contacto con el M√°s All√°. Mi padre sol√≠a contarme que, cuando en 1963 lleg√≥ unos meses de vacaciones por √ļnica vez su t√≠o de Am√©rica, √©ste hab√≠a asegurado que, en la habitaci√≥n d√≥nde dorm√≠a de la casa de mis abuelos, se le hab√≠a aparecido su padre mientras √©l estaba sentado encima de la cama. Estamos hablando de un hombre muy serio, pero yo considero que la sugesti√≥n por volver a sus or√≠genes, regresando a su patria 47 a√Īos despu√©s de haberse ido a la aventura a los 18, quiz√° le hizo confundir un sue√Īo con la realidad.

Otra persona de mi familia ha asegurado que en el mismo domicilio, casa que hoy es de mi propiedad y d√≥nde vivieron todas las generaciones hasta d√≥nde puedo recordar, escuch√≥ no hace mucho la voz de alguien cercano, de sexo masculino, que le dijo algo. Este dicente, pensando que era su pareja, le fue a contestar y se encontr√≥ con que la voz no era de este mundo. Para m√°s INRI, desconoc√≠a la an√©cdota de mi t√≠o abuelo y la supuesta aparici√≥n del padre de √©ste. He de reconocer que lo que me dio fue la risa, porque nunca, jam√°s, en mi casa del pueblo se me ha aparecido ning√ļn esp√≠ritu. All√≠ se han quedado infinidad de amigos, y ninguno tuvo visitas de otra dimensi√≥n.

Cuando en la facultad Richy toc√≥ el tema de la ouija, a todos nos hizo mucha gracia su frase sobre que √©so significaba "dejar una puerta abierta al M√°s All√°". Otra de sus perlas respecto a lo que dio que hablar entre "Los Fuertes" -nuestra pandi de la universidad- el Caso Vallecas, fue: "c√≥mo haga alg√ļn desgraciado la ouija en mi edificio le doy de hostias". Por aquel entonces, plane√°bamos uno de tantos findes en mi casa del pueblo, la misma d√≥nde alg√ļn que otro pariente se ha empe√Īado en querer vivir su particular "casa de los esp√≠ritus". A m√≠ se me ocurri√≥ proponer hacer la ouija de risas -no creo en nada-, pero nadie se anim√≥. El argumento m√°s pesado fue el de Richy, con su puerta abierta al M√°s All√°, que acojon√≥ de paso a todo el personal y nadie me dej√≥ montar el show. Tambi√©n pes√≥ bastante que nadie dispusiera de un tablero y que posey√©ramos ignorancia supina en √©so de las ciencias ocultas. Los m√°s cobardicas fueron Richy y Llobu, que haciendo las veces de Agallas el Perro Cobarde se negaron en redondo a cabrear a alg√ļn esp√≠ritu como el que supusieron en Vallecas.

Respecto al caso de Vallecas, como me hab√©is preguntado mi opini√≥n al respecto y no s√© si alguien la habr√° le√≠do en las respuestas al post anterior, os la doy aqu√≠. Dejo claro antes de nada que es personal e intransferible y que no tiene ning√ļn rigor cient√≠fico, porque yo no soy una crimin√≥loga sensacionalista ni populista como los de los programas marujiles de hoy en d√≠a y mis opiniones, como sab√©is, son incorrectas.

A mi modo de ver, Estefan√≠a Guti√©rrez L√°zaro padec√≠a epilepsia y muy probablemente esquizofrenia. La chica no estaba diagnosticada, por lo que entre ambas patolog√≠as a lo que m√°s se parec√≠a su situaci√≥n era a una situaci√≥n de posesi√≥n. Recordemos que la medicina y sus avances no eran los de hoy, sino que hace veintid√≥s a√Īos las cosas no eran iguales y ella pertenec√≠a a un barrio obrero y humilde, por lo que la formaci√≥n de sus padres probablemente fuera limitada. Sus hermanas eran ni√Īas peque√Īas y, tras ver a Estefan√≠a sufrir, padecer extra√Īos ataques y fallecer, ten√≠an que estar sugestionad√≠simas. Adem√°s, los tres intentos de suicidio de la madre no pudieron ayudar mucho a mejorar el ambiente. Es muy probable que sufrieran pesadillas y las sintieran como reales. La agon√≠a del abuelo, que fue larga, tampoco colabor√≥ mucho en la situaci√≥n an√≠mica y psicol√≥gica de la familia. El hombre era bastante dif√≠cil y se comportaba con ellos de forma desagradable, siendo f√°cil que el trauma adquirido hiciera que lo recordaran a menudo, casi imagin√°ndoselo por la casa y con sus voces resonando en el o√≠do. No es para olvidar que las muertes de ambos parientes resultaron bastante seguidas. El ambiente en el domicilio era pesado. Yo, cuando he visitado lugares d√≥nde la gente ha sido torturada √≥ asesinada lo he mascado, porque es una sensaci√≥n espesa. Las vibraciones son violentas y la tensi√≥n notable, por lo que las energ√≠as generadas por el cuerpo humano afectaban lo suyo. A la Polic√≠a la considero un cuerpo serio, pero si se les cont√≥ la historia de una joven muerta y las posteriores manifestaciones en la vivienda, es f√°cil que tambi√©n se sugestionaran y que cualquier anormalidad les impresionara. De todas formas, en ninguna parte aparece el informe policial completo, lo cual para m√≠ es un tanto significativo. Que la nueva familia que habit√≥ el domicilio de los Guti√©rrez L√°zaro no notara nada y que ellos, en su nueva casa, pronto dejaran de sentir cualquier manifestaci√≥n, deja patente que no eran perseguidos por ning√ļn esp√≠ritu.

Y vosotros, ¬Ņhab√©is hecho alguna vez la ouija? ¬ŅCre√©is en los esp√≠ritus?(imagen)

Loading...